30.3.13

Cotorra de Lazzari

En el universo de Cotorra encontramos diferentes ocupaciones y habilidades. A menudo en una misma persona, como nuestra amiga Paula, que en esta ocasión nos presenta su faceta de perspicaz compradora en Coto. 
Antes de que lo digan ustedes, ya le preguntamos: ¿por qué no Coto Digital? Y Pau responde algo que nos pasa a muchas: ¡qué embole profundo mirar todas esas fotitos y determinar si el Poett que queremos es ése o alguno de los 40 otros que ofrecen!


Cualquiera de ustedes pensará que ir a un supermercado es elegir la compra, hacer la cola, pagar y salir. Error. Presten atención a estos practiconsejos, permítanme compartir la sabiduría acumulada en horas y horas detrás de una caja de esta bellísima empresa familiar.

Elegir la compra: antes que nada sepan que don Alfredo Coto no se hizo rico consignando claramente qué cosa vale cuánto. Cuando vean una góndola desprolija, revuelta, con carteles inentendibles o ambiguos para anunciar una oferta, pueden hacer dos cosas. La primera opción es la más técnica, presten atención: cuando hay una oferta está la descripción del artículo acompañada de un código, que se llama PLU. Ese código PLU coincide con los últimos dígitos del código de barras. Si la duda es si lo que está en oferta es el atún Gomes da Costa o Ciudad del Lago, desmenuzado o en lomitos, al natural o en aceite, comparen el código PLU con el de barras, y a otra cosa. Cuando no hay un cartel de oferta, simplemente comparen el código de barras del producto con el código de barras del papelito del precio. Si no hay tal cosa, no se enfurezcan y apelen al repositor.

Cuando tengan a mano un repositor no duden en preguntarle o, dulcemente, exigirle que les averigüe el precio. El repositor es aquel joven de pantalón azul y camisa roja que generalmente está lanzando mercadería a las góndolas, y ningún otro. Lo único que va a tener que hacer el muchachito es ir a la caja que él prefiera, charlarle un rato a la cajera que le gusta, pedirle que le diga el precio y vuelta a su puesto, agachadito ordenando las latas. No es su trabajo, pero en general prefieren interactuar con seres humanos que con latas, sean amables y todo va a salir bien.

Una vez que tengan la compra resuelta, es hora de elegir caja. Mucho ojo. La caja rápida es engañosa, porque en general siempre hay mucha gente y porque la emisión de cada ticket tarda lo mismo que en cualquier otra caja, pero se emiten más en menos tiempo. Ni hablar de si la gente paga con tarjeta en lugar de en efectivo. Siempre antes de ir a la caja rápida, tengan o no tengan la cantidad de unidades ganadora, pispeen las demás, incluso las de envíos. No se imaginan cómo se panchea en una caja de envíos a domicilio un martes a las tres de la tarde.

Reconocer al enemigo: huyan de los que no tienen compra y van a la caja con un papelito en la mano. Son los compradores de electrodomésticos: estos sujetos te hacen creer que no demoran nada, que es pasar un artículo y ya, una tarjeta y pin pan pun. NO. Error. El comprador de electrodoméstico por lo general debe esperar que los de caja central llamen −as in llamado telefónico− a la empresa emisora de la tarjeta, verifiquen el límite de compra, vuelvan a la caja, autoricen a la cajera, paguen, reciban el paquete de lo que compraron, la cajera se los abra, les muestre el contenido y les llene la garantía. Mientras tanto, mátense.
Otra cosa de la que huir: cuando el auxiliar de caja se acerca con un tubito de unos cinco cm de diámetro es porque el cajero está por hacer lo que se llama un retiro, es decir, desagotar un poco la caja porque se está pasando del efectivo que tiene permitido tener. Esto implica cerrar la caja unos cinco o diez minutos, hacer el arqueo y despachar el tubito, conocido en la jerga como: la bala. Como en cualquier situación, huyan de las balas.


Por último, sean amables, aunque traten con zoquetes. Es muy probable que si están trabajando ahí es porque no pudieron ir más allá. Y si no los convence, tengan presente que para entrar a trabajar a Coto, durante el apto físico hay que demostrar que uno no tiene hemorroides. Más entregar el orto que eso, no se me ocurre.

13 comentarios:

  1. este mes decidí volver a la compra grande mensual en lugar de ir todos los jueves a carrefur (que tengo descuento), tomaré en cuenta estos consejos

    ResponderEliminar
  2. Alto post!! Mepa que esta chica sabe demasiado del mundillo Coto... espero que el próximo venga con chismes de depósito... jijii

    ResponderEliminar
  3. Cada vez que voy al super, por algun motivo termino peleando con alguien.
    La ultima fue hace dos dias por unas manzanas, que me cobraron $ 7 de mas. Creo que un dia de estos me van a echar a patadas

    ResponderEliminar
  4. LO VOY A IMPRIMIR Y LEER CADA LUNES, DÍA DE MI BENDITO DESCUENTO!
    gran nota, ¡y útil! me encantó <3

    ResponderEliminar
  5. Capa la @_Ppp dando consejos cotoriles. Por suerte en uno de los Coto de acá la sección electrodomésticos está totalmente separada, con su caja correspondiente. Y voy a implementar la técnica del código PLU al grito de "¡Alfredo, a mí no me vas a chorear inconscientemente!".

    ResponderEliminar
  6. Yo estuve durante meses queriendo comprar una pava de acero inoxidable, una buena , no esas de latita de Falabella y de la mayoría de los super y en un inesperado día oalalalalaaaaaaaaa, ví una en Walmart con un cartel que decía $ 100, y no eran una solita eran muchas... fuí al lector de códigos y decía que costaban $ 290 después de ir y venir de la góndola al lector con otras pavitas relucientes, ( supongo que los de las cámaras de seguridad ¡¡¡ dirían que hace esta loca !!! ) le dije temblando al "encargado de sector" según anunciaba cartelito en la camisa, Mire Sr., los de Defensa del Consumidor dicen que hay que pagar lo que se indica el allí ( señalado obnubilada las pavas ) el tipito me miró tomó una, le paso el aparato de poner los precios, y me dijo sígame en dirección a las cajas y con el aparato ese le pegó otro sticker tapando la anterios barra de datos,que decia fuera de stock $ 100 y yo feliz como si me hubiera ganado el Loto o Quini.

    Paula

    ResponderEliminar
  7. Y desconfiar de los llevas 2 y el 3ro es gratis y el segundo con 70% de descuento que nunca es taaaan ventajoso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gusta más cuando ofrecen el 20% de descuento en todos los productos con débito. Pero el 70% de descuento en la segunda unidad, también vale, por ejemplo, para shampoo, desodorante, papel higiénico, leche en polvo y café (me conformo hasta con el 50 % de descuento en la segunda unidad, porque el 70% me parece que ya lo perdimos hace rato). El truco es no dispersarse con el descuento, y no tentarse con otras cosas que no tienen descuento.

      Eliminar
    2. coincido. Yo uso lo del 5o% ex70% pero voy y compro sólo lo de la oferta. No agarro ni un marroc de más. Para pañales es genial.
      Y para otras cosas voy los jueves que tengo un 15% general.
      Todo esto, por desgracia, requiere un nivel de planeamiento y organización MUY importante.

      Eliminar
  8. Otra cosa a tener en cuenta es algo que hace muy seguido el Banco Francés, que es que te venden descuentos pero son reintegros. Me pasó este finde en Jumbo, se anunciaba 15% de descuento pero no me lo hicieron en el momento en la caja, sino que es un reintegro que hará el banco. Así no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pero eso en realidad conviene, Cata, porque después el reintegro del IVA se calcula sobre el total sin descuentos, ojo al piojo.

      Eliminar
    2. Claro, es así y está bueno porque es acumulable con cualquier otra promoción del super. No veo como una gran desventaja de que te hagan el descuento un par de días después y no en el momento.

      Eliminar
  9. Estos consejos sofistican aún más mis propias mañanas a la hora de ir al super. Gracias!

    ResponderEliminar

Revista Cotorra viene con moderación de comentarios. Comente tranquilo, con una demora no mayor a 12 hs, el suyo será publicado (o no, de usted depende, querido lector)

Compartilo